Últimos temas
CRÉDITOS
Skin Kingdom of Arlandria de thecaptainknowsbest en Savage Themes
Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores.

Makafushigi Adventure [VAN GRIEF Y ANDRICK] [EVENTO PRIMAVERA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Makafushigi Adventure [VAN GRIEF Y ANDRICK] [EVENTO PRIMAVERA]

Mensaje por Andrick el Jue Mar 23 2017, 14:00

Las tierras del santuario eran una escena de suma tranquilidad, los santos de bajo rango entrenaban para ganarse una armadura o superar a sus compañeros, en la mente tenían ascender de rango y llegar a ser caballeros dorados. Estos caballeros eran los más poderosos del santuario y por ende tenían las responsabilidades más grandes.
Esta vez tocaba reunir a dos caballeros de alto rango, se trataban de Van Grief de Tauro y Andrick de Acuario, que se presentaban en el templo del patriarca donde les era asignada una tarea bastante especial, se trataba de una búsqueda peculiar. Se les informaba que elementos debían encontrar, y se les daba un mapa con las localizaciones aproximadas de algunas de ellas, pero el reto era dar con ellas en menos de un día.
Eran elementos pequeños que se habían de buscar en amplios terrenos y con muy poco tiempo, pero sin dudarlo un segundo ambos caballeros aceptaban la misión, tomaban el mapa y de inmediato salían para iniciar su búsqueda.
Ya en la entrada del santuario, el caballero de la onceaba casa analizaba un poco la situación

- Es mucho terreno que cubrir, no hay mucho que pensar, debemos separarnos para poder cubrir mayor terreno (partiendo el mapa a la mitad y ocultando cada una en una mano) lo dejaremos al azar, elige una mano y esa será la dirección a tomar....   Bien, entonces yo voy al final, hay dos piezas que están cerca, las podemos dejar al final y encontrarnos ahí para regresar al santuario ¿te parece?

Tras ponerse de acuerdo, ambos caballeros se despedían brevemente para salir cada uno en una dirección, sabiendo del poco tiempo que contaban iban a toda velocidad.
El caballero castaño, tras unos minutos llegaba a la primera zona donde encontraría uno de los objetos; se trataba de un bosque bastante denso, sin embargo, en el mapa se marcaba un claro al centro de él, por lo que fue directo a ese lugar; pese a que había menos árboles era una zona con muchas flores, arbustos y algunas cuantas grietas. Sin dudar empezó a recorrer cada parte del lugar, iba directo con las manos ya que dejarlo todo a la vista sería más complicado. Entre los arbustos y las flores no había nada en especial más algunos pequeños insectos; así pasó a las grietas donde apenas y su mano cabía; una a una recorría todas sin conseguir nada; con el tiempo encima trataba de no desesperarse y analizar bien las cosas; así dando una repasada más se dio cuenta de otra pequeña grieta bajo uno de los árboles que rodeaban ese claro, así pasaba a analizarlo también. Esta era un poco más grande y su mano entraba un poco más, tras recorrerlo lo más posible sintió algo metálico, sin embargo, solo era una pequeña parte; pensando que estuviera enterrado decidió elevar su cosmos cerca del objeto provocando un pequeño derrumbe alrededor de él; ya más desenterrado lograba tomarlo con mejor agarre y sacarlo de la tierra; así conseguía el primero.
Sabiendo que las demás serían igual de complicadas, respiro profundo y tomó dirección al siguiente objeto, no estaba muy lejos de ahí.
Tras unos minutos de recorrido, llegaba a un pequeño pueblo, solo unas cuantas casas y personas muy humildes, pero que eran dueñas de terrenos inmensos; vivían de la agricultura y la ganadería vendiendo a ciudades no muy lejanas; el caballero Andrick se acercaba a preguntar sobre el objeto, les mostraba el que había encontrado, nadie supo responder pero le dijeron que preguntara al anciano, había vivido más de 100 años y aún gozaba de buena salud; lo guiaron hasta una choza en las afueras del pueblo, apenas y era un cuarto donde estaba al centro en el piso sentado el anciano.

- Buenas tardes, disculpe la intromisión; me llamo Andrick, soy un caballero dorado del santuario y ando en una misión, me han encomendado la búsqueda de ciertos objetos y parece hay alguno cerca de esta zona, me dicen que ha vivido más que nadie en este lugar por lo que me animo a pedir su ayuda.

El anciano miraba el objeto detenidamente y sonreía, se levantaba del suelo y caminaba a un rincón de la casa, donde del suelo quitaba un mantel y levantaba un piso falso, de ahí sacaba un pequeño trapo que envolvía un pequeño objeto, que para la fortuna de Andrick se trataba del objeto que estaba buscando.

- Para los caballeros que protegen a la tierra, será un honor poderles ayudar, toma y que sea muestra de nuestra gratitud hacia todos los que alguna vez pusieron su vida en riesgo por el bien de todos los demás

La sensación de aquel momento era bastante peculiar, el rostro de aquel anciano mostraba algo de alegría y nostalgia, causó bastante curiosidad al caballero de acuario sin embargo tenía la presión de los demás objetos.

- Se lo agradezco demasiado, de ser posible me permitiría pasarlo a visitar después
- Por mí no hay ningún inconveniente, sin embargo ya cumplí mi tarea y será decisión del tiempo que nos permita eso

Un poco desconcertado por la respuesta de aquel viejo, solo acento con la cabeza y una sonrisa en su rostro, tomando el objeto salió de la casa y posteriormente del pueblo para seguir con su búsqueda; ya llevaba dos objetos, sin embargo el camino al siguiente era largo y el tiempo cada vez menos. Corriendo a toda la velocidad que le daba su cuerpo, tardó casi una hora para llegar, esta vez era una ciudad grande.

-Gran contraste, y creo será más dificultad para conseguirlo

Para no llamar tanto la atención, se despojó de la armadura, la cubrió y llevaba en la espalda, así empezó a caminar por las calles concurridas ruidosas, todo mundo iba en cualquier dirección, comprando lo que necesitaban y más.

-No puede ser cierto esto!

Para gran sorpresa del acuariano, el siguiente objeto estaba a la vista de todo el mundo, colgado en la entrada de un bar; sin embargo, su honor no le permitiría tomarlo así como si nada por lo que entró para hablar con el dueño y ver la manera de poder conseguirla. Al irrumpir en el lugar, una cantidad de hombres lo volteaban a ver, sin darle gran importancia regresando a lo suyo. Acercándose a la barra, Andrick preguntaba por el dueño del lugar, a lo que el barman respondía; de espaldas al acuariano

-¿Es policía o alguien de salubridad?
-Para nada, solo un viajero que quiere pedir un favor, no le quitaré nada de tiempo y no necesito nada en especial
-¿Qué es lo que quieres de mi entonces forastero?
-A pues miré, tiene un pequeño objeto colgado en la entrada; le agradecería mucho si dejara que me lo llevara… ammm, colecciono ese tipo de objetos.
-¿Esa chuchería? Pues ni recuerdo como llegó ahí pero siempre lo ha estado, aunque nunca ha sido algo relevante, ¿tienes algunas monedas o algo que puedas dejar a cambio?
- Lamentablemente salí sin nada de valor conmigo
-Que lo pagué con trabajo – se escuchaba al fondo del bar – que tenga una pelea conmigo, los aquí presentes pueden apostar y de ahí sale algo de dinero.
-Sería bueno, ¿pero no crees que es abuso?

Del fondo del bar, un inmenso hombre, de más de 2 m de altura y una notable corpulencia se acercaba a la barra.

-Pues no se me ocurre algo más, además que sería rápido y todos obtendrían algo
- está bien, concuerdo con él... donde sería el lugar
-¿ni lo has pensado tanto? Estás loco, eso es a veces bueno… aquí afuera, esta pocilga es muy pequeña para que me pueda mover a gusto

Sin quitarse la caja de pandora aún cubierta, Andrick salía a la calle seguido por el inmenso hombre, tomaban un poco de distancia y se preparaban. El dueño del bar la haría de réferi desde la entrada del lugar.

-Muy bien gente, hagan sus apuestas y tú, no te ensañes con el chico
-Sabes que en estas cosas no me puedo contener, no es mi culpa que él sea así de delgado
- Pues… ¡A luchar!

Ni bien terminaba de decir esas palabras, Andrick corría a gran velocidad directo a su oponente, golpeando su abdomen con el brazo derecho, haciendo que de inmediato se doblara y cayera de frente totalmente inconsciente. Después caminó a la entrada del bar, para tomar el objeto que colgaba y guardarlo, después miraba al dueño del bar

-Gracias y me disculpa con aquel hombre en cuanto despierte… y de lo recaudado ocúpelo para poner más ventanas, es demasiado obscuro y el olor adentro no es muy agradable.

Despidiéndose de todos, el joven castaño tomaba su camino de regreso a la búsqueda de objetos. El siguiente estaba no tan lejos. Siendo de lo más tranquilo, llegó a la costa, una pequeña zona de playa cubierta naturalmente por unos muros de piedra. Sabiendo la suerte que tendría para encontrar el objeto, decidió comenzar a buscar en la orilla de aquellos muros, para su fortuna y sonriendo enormemente encontró lo que buscaba clavado de una piedra, cubierto por un poco de lama al estar en constante contacto con el mar salado.

-El que sigue es donde me encontraría a Van Grief, espero no se le haya complicado al grandulón

Esperando así fuera el otro objeto decidió no perder nada de tiempo y tomar un camino de regreso, ya que la zona donde encontraría el otro objeto sería muy cerca del santuario.


Nivel 22
V - 7  D - 5  E - 0
Nivel de Argumento: 6
Nivel de Arco Principal: 6
Nivel por misiones: 1
ITEMS:

Fragmento Perla Roja
Fragmento Perla Verde
Fragmento Perla Cristalina x3
-Cura x 32
-Estrella Mistica x 1
Saint de Oro de Acuario

601

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Makafushigi Adventure [VAN GRIEF Y ANDRICK] [EVENTO PRIMAVERA]

Mensaje por Hammerslam Armstrong el Jue Mar 23 2017, 21:57

El encargo había sido aceptado por el dúo de la segunda y décima casa del Santuario, además de cumplir con sus misiones diarias, aprovecharían para salir y disfrutar del mundo.
Andrick de Acuario había tomado una ruta contraria a la del Toro Dorado, quien sin más que esperar se puso en marcha, con la promesa de re-encontrarse a las cercanías del Santuario en un punto donde los últimos dos objetos les sería más sencillo alcanzar.


- "Muy bien, manos a la obra, el tiempo aprecia y si no regresamos a tiempo... bueno, la verdad no sé por qué tenémos un sólo día para acompletar la entrega... tendrá que ver con éstos misteriosos objetos metálicos, ¿acaso aparecerá una bestia mítica que nos conceda deseos? JAJAJAJA... pues vaya, lo sabremos una vez juntemos todas."

Grief continuó siguiendo el punto más lejano del mapa, aprovecharía para correr a toda velocidad hacia ése punto e ir alcanzando los más cercanos una vez consiguiese el previo. Su armadura dorada la llevaba puesta, para agilizar sus movimiento y arribar a la "velocidad de la luz" al punto de los objetos.

Después de relativamente poco tiempo, alrededor de una hora y media ((lo cual es muy poco tiempo para viajar a pie y tantos kilómetros desde el santuario, pasando por montañas, pueblos y ríos)), Grief arribó a lo que era la orilla de un Mar, aparentemente había llegado a la costa del continente, pero el objeto parecía se encontraba más a fondo del mismo. Lo que lo llevó a buscar un bote y alguien que lo pudiese llevar mar adentro.


- "Vaya, menos mal llegué rápido ahora veamos, quien podría llevarme mar adentro..."

Para suerte del santo ateniense, al estar en la costa, había algunos barcos pesqueros o turísticos que se avistaban a lo lejos y en el muelle, así que se dirigió a encontrar a alguien que pudiese ayudarle.

Después de preguntar a un joven capitán dueño de un barco camaronero, lo convenció de ayudarle en pos de la Diosa Athena... ((Menos mal no es un fan del Dios Poseidón)).
Así, tomaron dirección un kilómetros mar adentro, hasta llegar a la zona indicada del mapa.


- "Supongo que el artefacto no estará simplemente flotando en el mar, ¿cierto?  hhmm, me pregunto..." - Grief se arrojó al mar rápidamente y comenzó a nadar hacia una boya marina que se encontraba a unos 50 metros del lugar donde el barco pesquero se encontraba.

Inspeccionándolo se dió cuenta que algo no embonaba en él, al acercar la mano y ejercer algo de presión... ¡OH!, uno de los objetos que buscaba estaba pegado entre coral a la boya en la parte baja. Un alivio, ya que el toro no tuvo que preocuparse por tener que nadar a las profundidades marinas.

Regresando al barco y explicándole la situación al jóven, regresaron a la orilla del mar, Grief entonces le dio una pequeña bolsa con monedas de oro al chico por las molestias que se había tomado en ayudarle y haberle dado una mano sin esperar recompensa alguna.
Así, el toro volvió a hacer un 'dash' en dirección al segundo objeto más lejano del mapa.

Ésta vez logró llegar a la zona marcada en menos de 10 minutos, siendo un pintoresco y apartado bosque con algunas cabañas posicionadas estratégicamente  a 200 metros de distancia las unas de las otras.
Lo extraño era, que el lugar se encontraba desierto, y más extraño aún, humo de fuego se alcanzaba a mirar a la lejanía.
- "Hmmm... O ésto es una fiesta o en verdad algo grave está ocurriendo." - Corriendo en ésa dirección llegó rápidamente a lo que temía fuese, un incendio en una de las caballas era visualizado, y contrario a las cabañas anteriores, ésta vez sí poseía personas dentro.... de todas las cabañas, la única con gente era la que se incendiaba.

Sin tiempo para analizar Van ingresó a toda velocidad a la cabaña, cual bólido atravezó la pared de troncos y visualizó a una mujer de no muy avanzada edad desmayada en el suelo y a su lado un niño llorando al lado de ella casi sin energías por la sofocación. Rápidamente el apuesto santo dorado los tomó a ambos y se dirigió a las afueras justo antes de que la cabaña colapsara ((seguramente por el gigantesco hoyo que el mismo Tauro había provocado)).

Una vez fuera y corroborando que la mujer se encontrara con vida, y preguntandole al niño si se encontraba bien, notó cómo los pies del chico estaban dañados y preguntó qué es lo que había ocurrido....


- Unas personas muy fuertes llegaron al bosque preguntando por unas cosas extrañas con una actitud grosera, *cough cough*, los adultos del pueblo intentaron hacer que se fueran pero éstos comenzaron a golpearlos y exigir que los llevaran a algún sitio, después de haberlos herido el grupo los arrojó a varios vagones como cárceles y comenzaron a avanzar al siguiente pueblo, yo estaba jugando con un amigo y ambos habíamos sido capturados.

Comenzaron a hacer lo mismo en cada cabaña hasta que al llegar a ésta, donde yo vivo, logré escapar y correr a advertirle a mi hermana pero en éso uno de los malos me alcanzó y dijo que los valientes terminan como los adultos, me pateó y golpeó a mi hermana dejándola en el suelo, entonces prendió fuego a la cabaña y se fueron, no pude hacer nada... el fuego rápidamente sofocó todo y creí que moriría ....


Grief escuchando la historia, apretó su puño y preguntó al niño hacia donde se habían dirigido. Fueron a una de las montañas que estaban cerca de ésa casa, hay un túnel minero con varios caminos que se adentran aún más en la tierra.

- ... Por lo pronto descansa y explícale a tu hermana cómo está la situación cuando se despierte, yo me encargaré de las cosas. Después de todo, los caballeros del zodiaco estamos para proteger a las personas de éste tipo de cosas. -  Ésto último lo dijo con una sonrisa amable al chico, quien solo quedó admirado y con una esperanza desbordante que nacía de su corazón.

Hammerslam avanzó hacia la montaña y en efecto se encontraba un túnel y unas personas misteriosas cubiertas por túnicas custodiando la entrada y las carretas con las personas secuestradas. Sin importarle la identidad de éstos malhechores, se posicionó en medio de la zona y exclamó:
- ¡VILLANOS! Por sus actos en contra de éste pueblo y sus habitantes, serán castigados en el nombre de la Diosa Athena.... prepárense.

Con éstas palabras los enemigos se alertaron y corrieron cerca del Toro, justo lo que él quería, en un movimiento fugáz para todos, el toro corrió y noqueó rápidamente a todos los enemigos en el lugar donde se encontraban, sorprendiendo a las personas del pueblo encarceladas las cuales fueron liberadas a la brevedad. Sin embargo unas señoras le advirtieron que dos de los enemigos, quienes se miraban poderosos se habían adentrado en las minas con uno de los ancianos del bosque. Buscaban un artefacto metálico misterioso... Con intriga, Grief les encargó a los Adultos que habían despertado capturar a los enemigos y ayudar a la chica y al niño que vio en la cabaña para después entrar a la montañá....

Luego de surcar varios pasajes llegó a una zona bastante amplia dentro de la montaña y la voz de un personaje ruidoso resonando en la montaña....


- ¡¡MMhh mhjjj mhjjjaaa MHHJAJAJAJAJAJAJA!! SÍ, al fín, con ésta ya son tres que conseguimos, a éste paso todas serán nuestras, y aquellos seremos aún más fuertes mientras más seguidores consigamos. Anciano idiota, si nos hubiera dado ésto desde un principio todo habría sido más fácil para ustedes, ahora serán esclavos en quien sabe donde.

- Ya cállate, haces demasiado ruido, apúrate y trae el objeto con las demás, tenémos mucho que recorrer y el fuego que iniciaste a ésa cabaña ya debe haber sido visualizado por alguien más.

- Sí sí, lo que digas, vám.... ¿eh? ¿y ése tipo amarillo quién es? - Grief había escuchado lo necesario, al parecer estaban en busca de los mismos objetos que Andrick y él.

- "Les agradecería por haberme ahorrado el tiempo de encontrar las piezas que me faltaban, pero al ver los horribles actos que han realizado, lamento decirles que no puedo dejar que se vayan sin un castigo."

- [i]¿Ehhh? Y quién te crees tú para hablarnos de ésa forma, ahora mismo te pondré en tu lugar maldito engreído. - Sonriendo ante el intento de ataque de los villanos, Grief permitió que uno de ellos se acercara a él lo suficiente para después atacarlo con su brazo con un 'Clothesline' al pecho el cual hizo volar por toda la cueva al enemigo, cuando el otro se preguntaba qué estaba pasando, Grief apareció a su espalda y con un puñetazo a la cara lo noqueó. Lo que sorprendió al anciano.

Juntos salieron de la cueva, Grief había pedido al anciano de poder quedarse con el artefacto que ellos habían querido robar, a lo que el anciano aceptó ya que gracias a él su pueblo había sido salvado.

Así, Grief obtuvo las cuatro piezas y se dispuso a regresar con Andrick, antes llegando a una ciudad a descansar un par de horas y recuperar energías.

Tomando el camino una vez más, llegó al lugar pactado con el santo de Acuario y ambos mostraron sus "ganancias". Entonces los dos santos dorados se apresuraron a encontrar los últimos dos artefactos sin muhco problema.

Entonces todos los objetos comenzaron a brillar, y se unieron formando un solo objeto dorado. Lo tomaron y regresaron al santuario para así terminar con su misión.





Nivel: 19 || Batallas: 07 || Ganadas: 07
Historia: +11
Saint de Oro de Tauro

460

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.