Últimos temas
» Pelea con Ajax de Meliodas
Lun Jul 10 2017, 12:11 por Meliodas

» Pelea con Ajax de Sebasthian
Dom Jul 02 2017, 14:48 por Sebasthian

» Pelea Con Ajax de X
Miér Jun 28 2017, 23:57 por X

» Confesionario
Miér Jun 28 2017, 23:16 por Jahra

» Amra el santo negro de sagitario
Dom Jun 18 2017, 20:44 por Meliodas

» RULETA DEL OLIMPO
Miér Jun 14 2017, 00:09 por Rol Master

» Pelea con AJAX de ANDRICK
Mar Jun 13 2017, 19:00 por Rol Master

CRÉDITOS
Skin Kingdom of Arlandria de thecaptainknowsbest en Savage Themes
Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores.

Ficha de Personaje

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Personaje

Mensaje por Rikka el Miér Jul 22 2015, 00:05


-Nombre: Rikka Takanashi

-Armadura: Cloth de Oro, Aries

-Sexo, Edad, Estatura, Peso: Una joven dama. Con solo 16 años de edad posee una estatura de 1,56 cm y un peso de 45 Kg.  

-Descripción Física: Una adolescente de no mucha estatura, con su 1.56 metros posee una contextura delgada junto a una musculatura normal aunque bien marcada. A pesar de ello es alguien bastante ágil, debido a su rutina matutina que se centra en fortalecer sus piernas.

Posee un cabello corto de color negro-azulado y su ojo izquierdo de color cyan, su ojo derecho es un misterio al poseer un parche médico que lo mantiene oculto. Con su tez clara suele vestir ropas livianas según la estación o situación, pero su prenda favorita son una falda roja con líneas negras y bordes blancos, debajo unos shorts negros junto a unas botas y medias hasta las rodillas, mientras en la parte superior porta un saco negro. Suele comer demasiado, pero a pesar de ello mantiene su figura.

-Historia Breve: ¿Mi historia? Realmente no sé cuándo comenzó mi historia ya que nadie me ha hablado respecto a mi niñez. ¿Qué tipo de niñez abre poseído? Realmente no lo sé, pero me doy una vaga idea de que no fue algo fundamental para recordar.

Mis recuerdos se remontan desde mis días en el “Orfanato”, aquel hogar donde viví bastantes años de mi vida y en el cual nunca termine de encajar. Los otros niños me marginaban debido a mi ojo derecho, no eh escogido nacer con Heterocromía pero no poseía otra solución más que convivir con la soledad. Los días pasaban y mi cuerpo crecía, ya no me importaba estar sola al encontrar con que entretenerme, pues, desde mi décimo cumpleaños al recibir aquel conjunto deportivo como obsequio me dedique a las actividades físicas, después de todo, lo único bueno del Orfanato era aquel extenso patio.

El verano de mi décimo segundo año de vida sufrí un pequeño accidente en las cercanías de mi ojo color ámbar por lo que debí portar un parche médicos por unos días, resultaba algo tedioso pero también cambiaria un poco mi vida, ese día llegaría aquel niño que se convertiría en mi primer amigo. Yuuta era su nombre, aún recuerdo nuestro primer encuentro bajo un cielo estrellado, tras un largo día de competir en ejercicios físicos caímos de espaldas al suelo y entre risas agitadas pronuncio aquella frase; “Dicen que las estrellas son las guías de tu destino, me gustaría poder cambiar mis estrellas…”. A pesar de su gran sonrisa el tono de su voz fue totalmente lo contrario, una voz llena de tristeza pero esa noche desconocía el motivo de ello.

Pasaron unos días pero conserve el adorno médico que posaba sobre mi ojo, temía que Yuuta se alejase de mí como lo han hecho los demás, ¿Quizás, en primer lugar, al poseer este parche pude obtener a mi primer amigo? ¿Si Yuuta hubiese llegado antes hubiese sido mi amigo? Esas interrogantes nunca pudieron ser contestadas.

Mi vida volvió a dar un giro cuando en una excursión en las montañas nos separamos del grupo. Terminamos frente a una pequeña cascada que ocultaba, por así decirlo, una caverna. De curiosos, o quizás, impulsados por una vocecilla en nuestras mentes nos adentramos. No recuerdo muy bien lo sucedido pero frente nuestros ojos había una especie de vieja torre donde en su interior había un cofre en medio de la sala con signos raros y de un momento a otro, este se abre provocando un resplandor que nos enceguece. Despertamos frente a la cascada, sentí como si hubiera vuelto de un largo y confuso sueño, pero no hubo tiempo de ponerse a meditar sobre lo ocurrido ya que comenzaba a oscurecer y debíamos reunirnos con el grupo. Lo más curioso fue que al llegar al Orfanato, un extraño libro se encontraba en mi bolso donde los extraños signos adornaban su tapa provocando que mi corazón se acelerase, sin pensarlo dos veces compartí este momento con él.

Aquel libro hablaba del Cosmos y los Guardianes de Athena, era todo tan sorprendente que nos dispusimos a leerlo y aprender de el, era nuestro secreto. Cada noche nos reuníamos bajos la luz de las estrellas e intentábamos encender nuestros Cosmos, va si es que lo poseíamos pero lo cierto y real fue crear buenos recuerdos juntos. Sus ojos reflejaban entusiasmo, el realmente quería convertirse en un Santo de Athena y quizás de esa forma, poder cambiar sus estrellas.

¿Por qué todo lo bueno posee un final? Mi único amigo se marchó a un sitio donde aún no puedo seguirlo, observar aquella escena sin poder hacer algo al respecto provocaba un gran dolor en mi pecho, tan intenso que simplemente hui de la sala de emergencia. Solo corrí y corrí; hasta detenerme y darme cuenta que estaba en “Nuestro Santuario”, así habíamos llamado aquel lugar donde nos reuníamos con frecuencia. Allí, de pie, estaba nuevamente sola mientras mis ojos permitían escapar una que otra lagrima que recorría lentamente mis mejillas, di unos pasos hacia donde ocultábamos el libro y simplemente lo tome dejándome caer de rodillas. Mi cosmos despertó y comenzó a emanar energía. Desbordaba de energía a tal punto de sentirme que no podía contenerlo con un nombre en mi mente “¡Athena!” y de repente todo se oscureció, no sé qué sucedió.

Aquella sensación de despertar de un confuso sueño me dominaban, mis ojos no podían asimilar el hecho de que el Orfanato ardía y se oían las sirenas cada vez con más claridad. Ya no tenía donde regresar, no encajaba en este mundo.

Mi décimo cuarto cumpleaños estaba próximo y por ese motivo había salido de paseo junto a la mujer que me había brindado un techo luego de lo sucedido. No me percate que visitaba las mismas montañas de años atrás mientras mi respiración se exaltaba. Corrí hasta hallarme frente a la cascada. A medida que me adentraba en la caverna sentía como un cálido resplandor dorado se mesclaba con mi cosmos, ¿Qué era aquello frente a mí? ¿Acaso es lo que creo que es? Un gran cofre dorado se hallaba en medio de aquella torre que aparecía en mis sueños, aquella torre donde halle el extraño libro, aquella torre resultaría misteriosa. Intrigada por descubrir que era todo ello, me acerque lentamente, no llegue a dar dos pasos que el cofre se abrió revelando una figura que comenzó a desmantelarse y levitar hacia mí. Sorprendida, di unos pasos hacia atrás sin embargo ya era tarde, los fragmentos de adherían a mi cuerpo hasta que comprendí, ello era una Cloth de Oro.

Han pasado dos años desde aquellos sucesos. Aun no sé si poseo amnesia o si inconscientemente bloqueo algunos de mis recuerdos. Pero aquella sensación en mi interior provoca que prosiga mi camino como Amazona de Athena para redimirme, después de todo mis manos estaban manchadas.-


Características Físicas:
> Fuerza: **
> Agilidad: ****
> Resistencia: *

Características Sociales:
> Carisma: ****
> Manipulación: *
> Apariencia: ***

Características Mentales:
> Percepción: *****
> Inteligencia: **
> Astucia: ***

Nivel 1
Puntos de Vida: 40 (Cloth de Oro) + 5 (Resistencia) = 45 PV
Cosmos: 0

Bolsa de objetos:
CuraX1
EstrellaMisticaX1


Narro - Hablo - Escucho - Pienso


avatar
Rikka
Saint de Oro de Aries
Saint de Oro de Aries

Mensajes : 95

Datos del personaje
Disciplina:
10/10  (10/10)
Senda:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.